Antes que nada me aseguro que el conducto del tubo de escape no tenga ninguna obstrucción, reviso que el empaque de la tapa esté: seco, limpio y bien colocado.

Agrego los ingredientes necesarios para mi platillo, sin pasar la marca dentro de mi Olla Express® Ekco® o bien que no exceda 2/3 partes de su capacidad.

Verifico que la válvula de seguridad se encuentre en la posición correcta, sin colocar el regulador de presión.

Alineo las flechas que se muestran en la tapa y el mango de la Olla Express® Ekco®.
Presiono ligeramente hacia abajo y giro a la izquierda.

Coloco la Olla al fuego a flama alta y el regulador sobre el tubo de escape.

Al hervir y generar presión, el perno metálico subirá indicando que ya hay presión en el interior.

Al escuchar salida de vapor fuerte y constante bajo la flama y empiezo a contar el tiempo de cocción.

Una vez que termina el tiempo de cocción y la Olla está libre de presión, mi platillo está listo para disfrutar.